Los diez mil milllones de euros destinados al campo español vienen de la UE, no de España
Cyl dots mini
Silueta felix fuente original

Ilusionados por la política

Félix de la Fuente

Los diez mil milllones de euros destinados al campo español vienen de la UE, no de España

Blog felix fuente detail

Las zonas del campo español, entre las que se encuentra casi todo el territorio de Castilla y León y de otras regiones de España ¿tienen acaso mejores servicios que las Islas Baleares o las Canarias, o están quizás en mejores condiciones que estas islas? Si en virtud del principio de solidaridad -art. 138 de la Constitución española- se otorgan a estas islas ciertos ventajas económicas y fiscales por razón de la insularidad, ¿por qué no se hace lo mismo con la mayoría de las regiones del campo español por razón de la despoblación?,

 

A medida que vamos saliendo del túnel de la pandemia nos vamos olvidando del papel fundamental que el campo y la agricultura juegan en nuestras vidas y en la vida de la ciudad, que es mucho mayor aún en épocas de crisis, Sin embargo, la imagen bucólica o idílica del campo me temo que muy pronto va a desaparecer de nuevo. Puede ser que en una época de confinamiento tengan su atractivo el aire puro y la libertad de campo, pero en circunstancias normales la imagen y la realidad es mucho más dura.

 

Pensar, por tanto, que simplemente con dinero se puede solucionar la despoblación y la desertización del campo es no tener la menor idea de la problemática. La Política Agrícola Común (PAC) viene regando de millones a los agricultores y no ha logrado parar lo más mínimo el éxodo rural.   Se ha cavado un foso insalvable entre el campo y la ciudad, haciendo imposible compaginar trabajo en la ciudad y vida en el campo, con lo cual el pequeño agricultor podría haber tenido unos ingresos fijos en la ciudad y su casa en el pueblo, e incluso haber podido labrar al mismo tiempo alguna de sus fincas.

 

No se puede privar a los habitantes del campo de unos servicios que son normales en la ciudad:  educación, sanidad, medios de transporte, telecomunicaciones.  Mientras esas desventajas no se vean compensada con otras ventajas, la despoblación seguirá imparable

 

Las aspiraciones y las necesidades de los que viven en el campo no se cubren sólo con dinero. Lo importante no son los 10.000.000.000 sino en qué se van a invertir o a qué se van a destinar esos millones.  Que no se nos diga que se trata deuna agenda efectiva de igualdad y cohesión territorial que incorpore a los pequeños municipios en una recuperación verde, digital, inclusiva y con perspectiva de género” como dicen los planes del gobierno, pues esto suena a músicas celestiales que no hay quien las entienda. En cambio, si se entiende si se nos dice que van a desgravar los sueldos de las personas  que se desplacen de la ciudad para vivir en el campo al menos durante unos años o los talleres y empresas que se creen en el mundo rural, Sí se entiende, si se nos dice que con dinero público se va a montar una red de autobuses para que puedan acceder a la ciudad todas las mañanas en un tiempo no superior  a media hora y a  un precio no superior a lo que cuesta un billete de transporte urbano a todas las personas que residan en el campo y trabajen en la ciudad. Sí entendemos si se nos dice que los fines de semana habrá autobuses nocturnos a precios urbanos para que la juventud que vive en el campo pueda desplazarse por diversión a la ciudad sin tener que recurrir al automóvil particular, como se está haciendo desde hace tiempo en otros países de Europa.

 

 

No sólo las personas, también los animales (ovejas, cabras), que hubieran podido limpiar bosques y pinares, empezaron a emigrar del campo ya hace tiempo. La globalización, la poca asistencia técnica y financiera, la poca formación especializada que se le ha prestado al agricultor y, sobre, el abandono del campo por parte de los políticos ha sido el conjunto de causas que han contribuido al éxodo rural. No somos los que nos hemos ido del campo los que hemos abandonado. Han sido la política o, mejor dicho, la falta de política la que ha forzado a la juventud a salir del campo. Naturalmente que en un pueblo de 200 habitantes no puede haber un lugar de diversión para los jóvenes. Naturalmente que el campo no tiene muchos atractivos para la juventud, como tampoco para los niños ni para los ancianos, pero también es verdad que durante casi 50 años de democracia no se ha hecho nada por detener la despoblación. 

 

Se necesita un pacto de Estado de todos los partidos políticos contra la despoblación. No somos conscientes de que si media España no está totalmente desierta o totalmente quemada es en gran parte gracias a las personas que siguen en el campo. Si, como dice el axioma, “quien contamina paga”, quien descontamina debería cobrar. Las ciudades contaminan, los pueblos descontaminan.  Se necesita un pacto nacional también entre los habitantes de las ciudades y los habitantes de los pueblos, para que todos los españoles tengamos las mismas oportunidades Que los niños de las ciudades conozcan y aprendan a amar la naturaleza. Cada niño debería tener su propio árbol, un árbol plantado y cuidado por él. No nos quedaríamos tan indiferentes cada vez que una parte del bosque se nos quema.

 

Para esto sí es necesario mucho coraje. Son necesarias muchas medidas para revitalizar el campo -medidas sanitarias, sociales, educativas, fiscales, empresariales y, por supuesto, económicas. Es preciso que se consulte y se tenga en cuenta, sobre todo, a los propios interesas del mundo rural. Los 10.000.000.000 son solo el comienzo. La UE ya ha puesto su parte, Ahora tienen que ser el gobierno de España y los gobiernos regionales los que arrimen el hombro.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: