Dieta Mediterránea: Prevención primaria de diabetes tipo 2
Cyl dots mini
Silueta original

Feliz con poco

Félix Martín Santos
@FMSFelizconpoco

Dieta Mediterránea: Prevención primaria de diabetes tipo 2

Pruebas científicas irrefutables están demostrando que la Dieta Mediterránea exhibe un poderoso efecto antidiabético, dado que los que la consumen habitualmente se benefician tanto de una reducción del riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 cuanto de un mejor control de la misma, en caso de sufrirla.

Puesto que los factores que más contribuyen a la génesis de esta enfermedad tienen que ver con estilos de vida poco saludables, como el sedentarismo y una dieta rica en productos alimenticios altamente industrializados y procesados, será preciso practicar regularmente actividad física así como seguir una dieta saludable, a base de productos frescos y de temporada, como la referida Dieta Mediterránea (DM), incluida en la lista de bienes Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (UNESCO, noviembre 2010), por sus notables efectos saludables.

 

¿A QUÉ LLAMAMOS DIETA MEDITERRÁNEA?

 

Como he mencionado en otros artículos sobre las bondades de la DM, me resulta muy adecuada la definición empleada por los responsables de la Fundación Dieta Mediterránea (1), dado que la consideran una herencia cultural, basada en productos frescos, locales y de temporada, íntimamente vinculada al estilo de vida de los pueblos de la cuenca mediterránea.

 

Si nos centramos en los alimentos que la constituyen recordaré que lo más destacable es la abundancia de productos vegetales, como hortalizas, fruta, legumbres, arroz, verduras y frutos secos; el empleo de aceite de oliva como fuente fundamental de grasa; un consumo moderado de pescado, marisco, aves de corral, productos lácteos y huevos; el consumo de pequeñas cantidades de carnes rojas (las procedentes del ganado porcino, bovino, caprino y ovino), entre otros.

   

Su efecto saludable no se debe sólo a que sea una dieta equilibrada, variada y con una adecuada incorporación de macronutrientes sino también a los beneficios derivados de su alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico) y poliinsaturados, su pobreza en ácidos grasos saturados y, sobre todo, a su gran riqueza en antioxidantes, como el oleocantal, derivado del aceite de oliva virgen extra, descubierto en 2005 por Beauchamp y colegas (2), cuyos efectos se suman a los de otros poderosos antioxidantes de este oro líquido,  como oleorupeina e hidroxitirosol, ambos polifenoles, y un buen surtido de vitaminas (A, D, E y K).

 

Efecto antidiabético de la Dieta Mediterránea: las avellanas, frutos secos, son un integrante de esta dieta

 

Si, además, al concluir nuestra dieta patrimonial brindamos con un buen café, el riesgo de adquirir la citada diabetes se reducirá ostensiblemente. Sin duda. (3-6) Así lo manifestamos en el artículo publicado en este blog en octubre del 2014: “Prevención diabetes tipo 2: Sudar más, comer mejor y beber café”.

 

Importancia de la diabetes

 

La importancia de la diabetes depende de varios factores: gran proporción de prevalencia; deterioro de la calidad de vida; notable gravedad, causa importante de morbilidad y mortalidadincapacidad asociada; y el gran gasto sanitario derivado de tratar sus múltiples complicaciones.

 

Prevalencia

 

La diabetes tipo 2 se comporta como una verdadera epidemia global que amenaza la salud humana. La predicción para el año 2035 es escalofriante: en torno a 592 millones de personas la sufrirán, según estiman responsables de la Federación Internacional de Diabetes. (7)

 

En cuanto a España, ya en enero del 2012 se publicaron en Diabetología, órgano de expresión de la Sociedad Europea de Diabetes, los resultados del estudio epidemiológico de más calidad y fiabilidad efectuado en nuestro país, el Estudio di@bet.es, iniciativa conjunta de la Sociedad Española de diabetes (SED), la Federación Española de diabetes (FED) actualmente disuelta, y CIBERDEM ( Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Médicas Asociadas). Los datos son impactantes: el 13,8% de los españoles de más de 18 años sufren diabetes tipo 2, lo que representa más de 5,3 millones de ciudadanos, de los cuales el 43% del total desconocían que la padecían. (8) Posteriormente, este mismo estudio español llegó a revelar que un mal control del metabolismo de los carbohidratos, como acontece en la diabetes y en estados prediabéticos, suele acompañarse de una sensible reducción de la calidad de vida, tanto del estado físico como del mental, sobre todo en mujeres, como revelaron en  International Journal of Endocrinology. (9)

 

Gran coste económico

 

Hay un aspecto que los economistas y planificadores sanitarios siempre tienen en cuenta a la hora de valorar la importancia de una enfermedad: el coste económico de la misma. Pues bien, el coste medio por diabético en España está cifrado en 2.449 euros al año, casi el doble de la media global de coste (estudio di@bet). El 14 de noviembre de 2013, coincidiendo con el Día Mundial contra la Diabetes, la Federación Internacional de la Diabetes (IFD), que incluye a la Sociedad Española de Diabetes, entre otras 200 asociaciones internacionales, reveló que la diabetes consume 571.000 millones de dólares. Desde luego, el gasto que comporta resulta excesivo.

 

Gravedad notable

 

El aumento crónico de la glucosa en sangre (hiperglucemia), hecho distintivo de esta enfermedad, se asocia de forma sibilina y silente con una serie de complicaciones microvasculares (pequeños vasos arteriales), responsables de lesiones retinianasrenales y de los nervios periféricos. En consecuencia, la diabetes es una de las causas más importantes de ceguera, de insuficiencia renal terminal y de enfermedad en nervios periféricos (polineuritis).  

 

Por otra parte, la gran tendencia a dañar las medianas arterias, potenciando la temible arteriosclerosis, hace que se comporte como un factor de riesgo de cardiopatía isquémica o coronaria (angina e infartos de miocardio, principalmente), por tanto, responsable indirecta de muchas muertes. Además, la diabetes se asocia estrechamente a otros dos factores de riesgo cardiovascular: la hipertensión arterial y el aumento del colesterol en sangre (hipercolesterolemia).

 

Esta prevalente enfermedad también es responsable de invalidantes amputaciones de miembros inferiores, dada su capacidad para causar severa obstrucción de arterias femorales y sus ramas, que conduce a reducción del riego (isquemia) y, con el tiempo, a ausencia de riego tisular y oxígeno celular (anoxia), causante de gangrena; a la que también contribuyen las lesiones en las pequeñas arterias (arteriolas) de las piernas.

 

Medidas de prevención primaria de diabetes

 

Como ya he comentado en otros artículos o entradas de este blog, las medidas de prevención primaria pretenden reducir los casos nuevos de una enfermedad, esto es, la tasa de incidencia. Para ello, usualmente, empleamos técnicas de educación para la salud, a fin de educar en estilos de vida saludables, pues los factores de riesgo fundamentales de esta enfermedad y de gran parte de las enfermedades crónicas, que azotan a la humanidad, tienen que ver con estilos de vida poco saludables.

 

En el caso que nos ocupa, se trata de persuadir a la gente para que efectúe regularmente actividad física y siga una dieta tan saludable como la DM. Además, es necesario que las autoridades político-sanitarias implementen estrategias que faciliten la adherencia a tales estilos de vida.

 

En este artículo nos centraremos en las evidencias científicas que confirman la capacidad preventiva de la DM, en tanto que en otro artículo valoraremos el poder preventivo del ejercicio físico regular.

 

Estudios experimentales que revelan el efecto preventivo de diabetes tipo 2 por la DM: Estudio PREDIMED

      

Será momento de recordar en qué consiste el estudio PREDIMED. Se trata de una investigación multicéntrica española que, entre octubre de 2003 y diciembre de 2010, incluyó hombres y mujeres, de 55 a 80 años, con alto riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares (la mitad eran diabéticos). Los participantes fueron aleatoriamente asignados a una de tres intervenciones dietéticas: una Dieta Mediterránea (DM) con suplementos de aceite de oliva virgen extra (AOVE); otra DM con suplementos de frutos secos; y una dieta baja en grasas, tanto de origen animal como vegetal, cuyos consumidores constituyeron el grupo control. La intervención no incluyó entre sus objetivos el incremento de la actividad física ni la pérdida de peso.

 

El aceite de oliva virgen extra, rico en ácido oleico, vitaminas y polifenoles de gran efecto antioxidante, es el elemento estrella de la Dieta Mediterránea

 

Pues bien, tras casi cinco años de seguimiento, hubo que parar el estudio por motivos éticos, dado que los que se alimentaron con la DM se beneficiaron de una reducción del 30% del riesgo de enfermar y morir por enfermedades cardiovasculares (infarto de miocardio, ictus o accidente cerebral vascular y muerte de origen cardiovascular), frente al grupo control, el que se nutrió con la dieta baja en grasas.

   

En los sucesivos años se cosecharon extraordinarios resultados en los grupos de DM con respecto al grupo control: reducción de un 38% del riesgo de fibrilación auricular, arritmia cardíaca más frecuente (publicado en abril 2014); reversión significativa del síndrome metabólico; disminución del riesgo de arteriopatía periférica JAMA 2014); reducción relevante del cáncer de mama (noviembre 2015); prevención de deterioro mental y de demencia (julio 2015), entre otros. (10-17)

 

Otros artículos revelaron el gran efecto preventivo de diabetes tipo 2. En las siguientes líneas nos centraremos en ello.

 

En julio del 2014 se publicó en Annals of Internal Medicine un artículo elaborado por miembros del estudio PREDIMED, donde analizaban la capacidad preventiva de diabetes mellitus tipo 2 ejercida por la DM. Se trata de un análisis secundario efectuado sólo con la mitad de la muestra original del citado estudio, pues evaluaron a las personas de alto riesgo cardiovascular que no tenían diabetes al inicio del estudio: 3.541 individuos, hombres y mujeres, de 55 a 80 años de edad.

 

Tras un seguimiento medio de 4,1 años, se observó una significativa disminución de la incidencia de diabetes entre los dos grupos de sujetos asignados a la intervención con DM, con respecto al grupo control, el de la dieta pobre en grasas tanto de origen animal como vegetal: un 40% de reducción entre los que recibieron DM suplementada con aceite de oliva virgen extra (HR: 0,60; IC 95%, 0,43 a 0,85) y un 18% entre los que se beneficiaron de una DM con suplementos de frutos secos (HR: 0,82; IC 95%, de 0,61 a 1,10). Aunque en este último grupo, el resultado no fue concluyente, pues el intervalo de confianza al 95% osciló demasiado, desde valores de auténtica prevención (HR de 0,61) hasta valores irrelevantes (HR: 1,1). El efecto preventivo fue realmente notable en el primer grupo, el de la DM complementada con el aceite de oliva virgen extra.

 

La conclusión de los autores fue como sigue: “Una dieta Mediterránea enriquecida con aceite de oliva virgen extra, sin acompañarse de restricción calórica, reduce el riesgo de diabetes entre personas de alto riesgo cardiovascular”. (18)

 

Dieta Mediterránea y prevención de retinopatía diabética: Investigación prospectiva de la prueba PREDIMED

 

En octubre del 2016 se publicó en una revista científica de gran prestigio (JAMA) un artículo elaborado por miembros del estudio PREDIMED, en el que mostraron la metodología y resultados de un estudio prospectivo en el que evaluaron si una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (ácido docosahexanoíco y ácido eicosapentanoíco)  era capaz de reducir el riesgo de desarrollar una frecuente causa de ceguera entre los diabéticos: la retinopatía diabética.    

 

Para ello valoraron la ingesta semanal de ácidos omega-3 en los participantes del estudio. Como desconocían la concentración necesaria para prevenir la citada retinopatía, pues no existían recomendaciones nacionales o internacionales al efecto, decidieron utilizar las cantidades aconsejadas por la Asociación Americana de Cardiología para reducir el riesgo de procesos cardiovasculares: 500mg de consumo diario de ácidos omega-3, lo que se consigue con la ingesta de, al menos, dos raciones semanales de pescado, especialmente del graso (pescado azul). Tal medida fue recogida mediante cuestionarios de frecuencia de alimentos, bien validados.

 

El resultado o efecto principal a evaluar fue la incidencia de retinopatía diabética que necesitara tratamiento de fotocoagulación con láser, vitrectomía y/o terapia antiangiogénica (reductora de la proliferación de vasos sanguíneos anómalos en la retina), confirmada por un comité externo de expertos.

 

Hay que precisar que de los 3482 diabéticos reclutados, con una edad media de 67 años y con un 48% de varones, un total de 2611, o sea, un 75%, siguieron las recomendaciones de consumo de ácidos grasos omega-3.

 

Pues bien, durante un seguimiento medio de seis años, aparecieron 69 nuevos casos de retinopatía diabética, lo que permitió comprobar, tras aplicar el adecuado aparato estadístico (con buena estratificación por edad, sexo, grupo de intervención, estilos de vida y otras variables clínicas), que los que siguieron las citadas recomendaciones de consumo de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 se beneficiaron con una reducción del 48% del riesgo de desarrollar retinopatía con amenaza de ceguera (HR: 0,52, IC 95%, 0,31-0,88), con respecto a los que no las siguieron,  especialmente en sujetos con hipertensión arterial y diabetes avanzada.

 

“En personas mayores y en edad media de la vida que padecen diabetes tipo 2, la ingesta de, al menos, 500 mg diarios de ácidos grasos omega-3, fácilmente obtenible con el consumo de dos raciones semanales de pescado graso, se asocia con una reducción del riesgo de retinopatía diabética con seria amenaza de ceguera. Nuestros resultados son concordantes con los hallazgos efectuados en estudios experimentales con animales de laboratorio así como con el modelo patogénico actual de retinopatía diabética”, concluyen los autores (19).

 

El consumo de legumbres se asocia inversamente con la incidencia de diabetes tipo 2: Una evaluación prospectiva del estudio PREDIMED

 

En marzo del 2017, se publicó en Clinical Nutrition un nuevo estudio prospectivo de los investigadores de PREDIMED, cuyo objetivo era evaluar la asociación entre el consumo de legumbres totales más subtipos de las mismas y el riesgo de diabetes tipo 2. Además, investigaron el efecto que comporta sustituir por legumbres otros alimentos ricos en proteínas y carbohidratos (huevos, pan, arroz y patata hervida). (20)

 

Para ello estudiaron prospectivamente a 3.349 participantes (alto riesgo cardiovascular) del estudio Prevención con Dieta Mediterránea , que no sufrían diabetes al inicio del estudio.  La información de la dieta seguida la recogieron al principio del estudio y, luego, durante el seguimiento, con carácter anual.

 

A lo largo de los 4,3 años de seguimiento, aparecieron 266 nuevos casos de diabetes tipo 2. De forma, que,  tras aplicar el correspondiente aparato estadístico (modelos de regresión de Cox para estimar la tasa de riesgo instantánea , HR, en inglés, con intervalos de confianza del 95%), se pudo comprobar que los que consumieron más legumbres –lentejas, alubias, guisantes y garbanzos-  experimentaron un 33% de descenso del riesgo de diabetes tipo 2 (HR: 0,65; I.C. 95%: 0,43-0,96), cuando se los comparaba con los que ingirieron menos legumbres. Pero ¿a qué cantidades nos estamos refiriendo? Pues los que comieron más legumbres eran los que estuvieron en el cuartil mayor de consumo, que correspondió a unos 28,75 gramos al día, equivalente, a su vez, a 3,35 raciones semanales. En tanto que los incluidos en el cuartil más bajo de ingesta fueron los que consumieron 12,73 gramos al día, equivalente a 1,5 raciones semanales de 60 gramos en crudo.

 

Efecto preventivo de diabetes ejercido por la Dieta Mediterránea: Las lentejas son las legumbres con mayor efecto antidiabético, según el estudio PREDIMED

 

Por otra parte, la legumbre que exhibió mayor capacidad reductora del riesgo de diabetes fue la lenteja, dado que los que la incorporaron más (como una ración a la semana) se beneficiaron con una reducción del 33% del riesgo de diabetes, con respecto a los que la ingirieron menos (HR: 0,67; IC 95%: 0,46-098). Con el garbanzo casi se observaron similares resultados, pero, en realidad, rozaron la significación estadística (HR. 0,68; IC 95%: 0,46-1,00).

 

Otra cosa que llamó la atención en este estudio prospectivo, fue que la sustitución de media ración diaria de alimentos ricos en proteínas o carbohidratos, antes especificados, por media ración diaria de legumbres se asoció con un riesgo significativamente menor de diabetes tipo 2.

 

En fin, las legumbres, que forman parte de cualquier dieta que se precie como mediterránea, son muy ricas en vitaminas del grupo B, poseen buenas dosis de saludables minerales, como calcio, potasio y magnesio, aportan mucha fibra vegetal, y son un alimento con bajo índice glucémico, esto es, tras su ingesta, elevan más lentamente los niveles de glucosa en sangre. Tanta bondad no podía pasar desapercibida para las autoridades sanitarias internacionales, por ello, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), decidió declarar al año 2016 como el año internacional de las legumbres, a fin de sensibilizar a la gente sobre los grandes beneficios que aporta su consumo regular. Por de pronto, los expertos de PREDIMED ya han revelado que es otro elemento de la DM, capaz de contribuir decisivamente a una reducción del riesgo de diabetes tipo 2.

 

Revisión de metaanálisis y estudios experimentales

 

En agosto del 2015 se publicó en British Medical of Journal una  revisión sistemática de metaanálisis y  estudios experimentales, publicados hasta enero del 2015, que evaluaron tanto la capacidad de una DM para prevenir el desarrollo de diabetes o de estados prediabéticos, véase la obesidad centrípeta y el síndrome metabólico, cuanto  la solvencia para controlar estados hiperglucémicos propios de diabetes establecidas, cuando era comparada con dietas bajas en grasas animales y vegetales. (20)

 

Fue el grupo italiano de Catherine Esposito y Dario Giuliano los que llevaron a efecto tan magna revisión.

 

Los criterios de selección fueron tan estrictos que de 2.842 estudios analizados sólo eligieron 8 metaanálisis y cinco estudios experimentales.

 

a) Prevención de diabetes tipo 2

 

Fueron dos los metaanálisis que evaluaron estudios observacionales y experimentales cuyo objetivo se circunscribió a valorar la efectividad de la DM para prevenir el desarrollo de diabetes tipo 2. Pues bien, ambos revelaron que una mayor adherencia a una DM reduce el riesgo o incidencia de diabetes en un porcentaje que oscila de un 19% a un 23%. (22,23)

 

Resaltaremos que el único estudio experimental que evaluó tal  asociación, el análisis secundario del estudio PREDIMED, reveló un descenso de un 40 % del riesgo de desarrollar la citada diabetes tipo 2 entre los integrantes del grupo asignado a una DM con suplementos de aceite de oliva virgen extra, 18 antes mencionado.

 

b)Estudios experimentales que evaluaron la asociación entre DM y síndrome metabólico

 

Otros dos estudios experimentales evaluaron la capacidad de la DM para controlar y revertir el síndrome metabólico: uno se derivó del estudio PREDIMED (24), el otro fue un estudio italiano, efectuado por Esposito y colegas. (25)

 

El resultado fue concordante con las bondades de nuestra dieta patrimonial, dado que el porcentaje de remisión de síndrome metabólico entre los que se beneficiaron de una DM fue de un 49% (IC 95%, 14%-96%), durante un seguimiento de dos a cinco años, cuando eran comparados con los que siguieron dietas pobres en grasas.

 

c)Control glucémico de la diabetes

 

Estos autores efectuaron un metaanálisis con tres estudios experimentales que evaluaron la asociación entre el consumo regular de alimentos propios de una DM y el control de la diabetes. 26-28 Elhayany y colegas compararon dos tipos de DM con una dieta baja en grasas (26).

 

Los resultados fueron muy favorables para los que consumieron una Dieta Mediterránea, dado que mostraron un descenso significativo de la hemoglobina glicosilada (-0,47% IC 95% -0,56 a 0,38), una técnica que permite comprobar el control glucémico durante los meses previos, cuando se los comparaba bien con los que habían seguido la terapia habitual 25 o bien con los que habían recibido una dieta pobre en grasas (26).

 

Cuando a este metaanálisis se le añaden otros tres (29-31) se obtiene un mayor número de estudios, cuyos resultados siguen siendo concordantes, dado que los que siguen un modelo de DM se benefician de mayores reducciones de la citada hemoglobina glicosilada, que oscilan de - 0,3% a -0,47% (cifra en absoluto banal en el manejo global de la diabetes tipo 2),  con respecto a los que siguen una dieta control.

 

El análisis de sensibilidad no reveló heterogeneidad en tales metaanálisis.

 

d) Reducción de factores de riesgo cardiovascular

 

Al menos cinco metaanálisis han demostrado que la DM es capaz de reducir los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares (infarto agudo de miocardio, angina, ictus…) más comunes: hipertensión arterial, hipercolesterolemia, obesidad, entre otros.

 

e) Reducción del grosor de las capas media e íntima de la arteria carótida

 

Esposito y colegas publicaron un artículo en Diabetes Care (2014) en el que muestran la metodología y resultados de un estudio experimental efectuado con una muestra de diabéticos recientemente diagnosticados y seguidos durante ocho años, en los que  valoraron la asociación entre la adherencia a una DM y el grosor de las capas media e íntima de la arteria carótida, reconocido factor predictivo de futuros ataques cardiovasculares.  Los resultados también resultaron boyantes para los adeptos a la DM, dado que los que la siguieron se beneficiaron tanto de una mayor tasa de regresión del engrosamiento de la íntima y de la capa media de la  carótida (49%) cuanto de una menor tasa de progresión (25%) del grosor de la citada pared arterial cuando se los comparaba con el grupo que recibió una dieta baja en grasas (26% y 50%, respectivamente). (28)

 

Efecto antidiabético de la Dieta Mediterránea:  La nuez, obtenida del nogal, es un ejemplo de fruto seco con efecto antiaterosclerótico, protector de nuestras arterias

 

También durante el año 2014, miembros del estudio PREDIMED publicaron en Arteriosclerosis, Thrombosis and Vascular Biology un estudio con una pequeña muestra de este estudio (175 pacientes), en donde comprobaron que una intervención con DM incrementada con 30 gramos de frutos secos, tras 2,4 años de seguimiento, se asocia con un freno y regresión del grosor de las capas media e íntima así como  la altura de la placa de ateroma de la carótida interna, con respecto a los que siguieron la dieta baja en grasas.

 

Los autores concluyen diciendo: “Nuestros resultados también sugieren que una DM rica en ácidos grasos poliinsaturados y móleculas bioactivas (polifenoles) de fuentes vegetales puede frenar la progresión de la arteriosclerosis, reduciendo probablemente la vulnerabilidad y la rotura de la placa, por lo tanto, previniendo procesos isquémicos (angina e infarto)”.

 

Prevención de diabetes tipo 2 mediante intervenciones dietéticas: revisión global (umbrella review)   

 

El 6 de septiembre del 2020 se publicó en Nutrients una revisión de metaanálisis y revisiones sistemáticas (60 seleccionados) de estudios experimentales y observacionales prospectivos, cuyo objetivo principal fue evaluar la capacidad preventiva de diabetes tipo 2 exhibida por diversos modelos dietéticos.

 

Los autores de la misma ( investigadores de Vietnam, Tailandia y EEUU) apreciaron que la Dieta Mediterránea y la Dieta para frenar la Hipertensión Arterial (DASH), así como el alto consumo de aceite de oliva, fibra, yogur, cacao, queso, cereales integrales (granos enteros), productos lácteos bajos en grasa, magnesio y flavonoides, reducen de forma significativa el riesgo de diabetes tipo 2. Por el contrario, dietas de alto índice glucémico y carga glucémica, el alto consumo de carnes rojas y procesadas, así como de bebidas endulzadas con azúcar aumentaron significativamente el riesgo de diabetes mellitus. (32)

 

El alto consumo de dieta mediterránea y DASH, y las intervenciones que modificaron la calidad de la ingesta de la dieta, con o sin intervenciones de actividad física, redujeron significativamente el riesgo de DM2, especialmente en la población de alto riesgo. Estas modificaciones del estilo de vida deben promoverse tanto a nivel individual como poblacional para prevenir y disminuir la carga de la DM2 en el futuro”, concluyeron los autores.

       

Hipótesis plausibles

 

El efecto protector y preventivo de diabetes exhibido por la DM se debe a sus notables efectos antiinflamatorios y antioxidantes, merced a su gran riqueza en nutrientes saludables como la fibra vegetal, vitaminas, minerales, ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico) y poliinsaturados (omega 3 y omega 6), antioxidantes y polifenoles así como a su pobreza en alimentos y nutrientes de marcado carácter inflamatorio, tales como los ácidos grasos saturados, ácidos grasos trans, azúcares refinados y, especialmente, alimentos que comportan un aporte calórico excesivo. (33)

 

Los vegetales, característicos de la Dieta Mediterránea, aportan numerosos fitoquímicos de efectos antioxidantes y antiinflamatorios

 

Siguiendo con esta línea argumental, un reciente metaanálisis de estudios prospectivos identificó dos marcadores inflamatorios, la interleucina-6 y la proteína C reactiva, significativamente asociados con la diabetes, dado que una concentración elevada de interleucina 6 incrementa un 31% el riesgo de desarrollar diabetes en tanto que un aumento de los niveles séricos de proteína C reactiva aumenta un 26% el riesgo de sufrir esta enfermedad crónica. (34) Pues bien, la Dieta Mediterránea es el primer modelo dietético que se ha asociado a una disminución significativa de los niveles de ambas sustancias proinflamatorias, como se ha comprobado en una prueba clínica, 25  lo que posteriormente ha sido confirmado  por un metanálisis de 17 estudios que incluyeron 2300 pacientes. (35)

 

Veamos en las siguientes líneas los efectos antidiabéticos de algunos nutrientes de la DM.

 

Efecto antidiabético de los ácidos grasos monoinsaturados

 

Diversos estudios han demostrado que los ácidos grasos monoinsaturados, representados básicamente por el ácido oleico, tienen un relevante efecto antidiabético.

 

Investigadores del estudio PREDIMED publicaron en 2011 un artículo en una revista anglosajona de relieve (Nutr. Metab. Cardiovasc. Dis.) en el que mostraron que el ácido oleico es muy probable que contribuya a reducir la resistencia tisular a la insulina y, por ende, reducir el riesgo de diabetes.

 

Otras intervenciones controladas también han constatado que las dietas ricas en ácidos grasos monoinsaturados aumentan la sensibilidad tisular a la insulina comparadas con las dietas ricas en ácidos grasos saturados. (36,37)

 

La fruta es un alimento altamente saludable, propio de la dieta Mediterránea, que contribuye a reducir el riesgo de diabetes por su riqueza en fitoquímicos de reconocidos efectos antioxidantes y antiinflamatorios.

 

EFECTOS DE LOS ANTIOXIDANTES Y OTROS FITOQUÍMICOS

 

Diversos investigadores han demostrado que muchas frutas, verduras y frutos secos contienen polifenoles y otros fitoquímicos que combaten y neutralizan el estrés oxidativo, la inflamación y la resistencia a la insulina. (38,39)

 

También diversas líneas de investigación han señalado que el aceite de oliva virgen extra y los frutos secos exhiben una gran potencia antiinflamatoria y una alta acción antioxidante, (40) lo que se ha comprobado con los dos modelos de DM del ensayo PREDIMED. (41,42)

 

Recientemente, el 27 de julio del 2020, se publicó, también en Nutrients, una revisión, de autoría española, sobre el efecto preventivo de diabetes y de freno de su progresión, una vez establecida, así como de los mecanismos implicados en tales hechos, por parte de la Dieta Mediterránea.43

 

Las autoras del estudio, Sandra Martín Peláez y colegas (Universidad de Granada, CIBER, Hospital del Mar, de Barcelona), destacaron que la capacidad antidiabética de la DM podría deberse a sus reconocidos efectos antioxidantes y antiinflamatorios, así como a compuestos agonistas de péptidos similares al glucagón (hipoglucemiante) y al impacto favorable en la microbiota intestinal.

 

En fin, la evidencia científica disponible debería animar a la población a adherirse a un modelo dietético tan saludable como nuestra Dieta Mediterránea y a desprenderse de dietas deplorables, como las constituidas por alimentos ultraprocesados, pues, así, reduciremos el riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedades asociadas, además de incrementar nuestra esperanza de vida en buena salud.

 

Dr. Félix Martín Santos

 

BIBLIOGRAFÍA

 

1 http://dietamediterranea.com

 

2 Phytochemistry: ibuprofen-like activity in extra-virgin olive oil. Beauchamp GK, Keast RS, Morel D, Lin J, Pika J, Han Q, Lee CH, Smith AB, Breslin PA   Nature. 2005 Sep 1;437(7055):45-6.

 

3.  Caffeinated and caffeine-free beverages and risk of type 2 diabetes. Am J Clin Nutr. 2013 Jan;97(1):155-66. doi: 10.3945/ajcn.112.048603. Epub 2012 Nov 14. Bhupathiraju SN1, Pan A, Malik VS, Manson JE, Willett WC, van Dam RM, Hu FB.

 

 4. Coffee consumption and risk of chronic disease in the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC)-Germany study.  Floegel A1, Pischon T, Bergmann MM, Teucher B, Kaaks R, Boeing H Am J Clin Nutr. 2012 Apr;95(4):901-8. doi: 10.3945/ajcn.111.023648. Epub 2012 Feb 15.

 

5. Coffee and tea consumption and risk of type 2 diabetes van Dieren S1, Uiterwaal CS, van der Schouw YT, van der A DL, Boer JM, Spijkerman A, Grobbee DE, Beulens JW Diabetologia. 2009 Dec;52(12):2561-9. doi: 10.1007/s00125-009-1516-3. Epub 2009 Sep 1

 

6.  Coffee, decaffeinated coffee, and tea consumption in relation to incident type 2 diabetes mellitus: a systematic review with meta-analysis. Huxley R1, Lee CM, Barzi F, Timmermeister L, Czernichow S, Perkovic V, Grobbee DE, Batty D, Woodward M Arch Intern Med. 2009 Dec 14;169(22):2053-63. doi: 10.1001/archinternmed.2009.439.

 

7. International Diabetes Federation. IDF diabetes atlas (6 th edn) 2013. http://www.idf.org/diabetesatlas (accessed 10 feb 2015).

 

8. F. Soriguer, A. Goday, A. Boch et al., et al., “Prevalence of diabetes mellitus and impaired glucose regulation in Spain: the Di@bet.es Study,” Diabetologia, vol. 55, pp. 88–93, 2012.

 

9. Evaluation of Health-Related Quality of Life according to Carbohydrate Metabolism Status: A Spanish Population-Based Study (Di@bet.es Study) C. Marcuello, A. L. Calle-Pascual, M. Fuentes, I. Runkle, F. Soriguer, A. Goday, A. Bosch-Comas, E. Bordiú, R. Carmena, R. Casamitjana, L. Castaño, C. Castell, M. Catalá, E. Delgado,J. Franch, S. Gaztambide, J. Girbés, R. Gomis, G. Gutiérrez, A. López-Alba, M. T. Martínez-Larrad, E. Menéndez, I. Mora-Peces, E. Ortega, G. Pascual-Manich, G. Rojo-Martínez, M. Serrano-Rios, S. Valdés, J. A. Vázquez, and J. Vendrell.

 

10. Primary Prevention of Cardiovascular Disease with a Mediterranean Diet Ramón Estruch, M.D., Ph.D., Emilio Ros, M.D., Ph.D., Jordi Salas-Salvadó, M.D., Ph.D., Maria-Isabel Covas, D.Pharm., Ph.D., Dolores Corella, D.Pharm., Ph.D., Fernando Arós, M.D., Ph.D., Enrique Gómez-Gracia, M.D., Ph.D., Valentina Ruiz-Gutiérrez, Ph.D., Miquel Fiol, M.D., Ph.D., José Lapetra, M.D., Ph.D., Rosa Maria Lamuela-Raventos, D.Pharm., Ph.D., Lluís Serra-Majem, M.D., Ph.D., Xavier Pintó, M.D., Ph.D., Josep Basora, M.D., Ph.D., Miguel Angel Muñoz, M.D., Ph.D., José V. Sorlí, M.D., Ph.D., José Alfredo Martínez, D.Pharm, M.D., Ph.D., and Miguel Angel Martínez-González, M.D., Ph.D. for the PREDIMED Study Investigators N Engl J Med 2013; 368:1279-1290April 4, 2013DOI: 10.1056/NEJMoa120030

 

11. Extravirgin olive oil consumption reduces risk of atrial fibrillation: the PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea) trial. Martínez-González MÁ, Toledo E, Arós F, Fiol M, Corella D, Salas-Salvadó J, Ros E, Covas MI, Fernández-Crehuet J, Lapetra J, Muñoz MA, Fitó M, Serra-Majem L, Pintó X, Lamuela-Raventós RM, Sorlí JV, Babio N, Buil-Cosiales P, Ruiz-Gutierrez V, Estruch R, Alonso A; PREDIMED Investigators.  Circulation. 2014 Jul 1;130(1):18-26. doi: 10.1161/CIRCULATIONAHA.113.006921. Epub 2014 Apr 30

 

12. Changes in ultrasound-assessed carotid intima-media thickness and plaque with a Mediterranean diet: a substudy of the PREDIMED trial. Sala-Vila A, Romero-Mamani ES, Gilabert R, Núñez I, de la Torre R, Corella D, Ruiz-Gutiérrez V, López-Sabater MC, Pintó X, Rekondo J, Martínez-González MÁ, Estruch R, Ros E.   Arterioscler Thromb Vasc Biol. 2014 Feb;34(2):439-45. doi: 10.1161/ATVBAHA.113.302327. Epub 2013 Nov 27.

 

13. Association of Mediterranean Diet With Peripheral Artery Disease: The PREDIMED Randomized Trial Miguel Ruiz-Canela; Ramón Estruch, MD; Dolores Corella, DPharm,; Jordi Salas-Salvadó, MD, ; Miguel A. Martínez-González, MD, JAMA. 2014;311(4):415-417. doi:10.1001/jama.2013.280618.

 

14. Polyphenol intake and mortality risk: a re-analysis of the PREDIMED trial. Tresserra-Rimbau A, Rimm EB, Medina-Remón A, Martínez-González MA, López-Sabater MC, Covas MI, Corella D, Salas-Salvadó J, Gómez-Gracia E, Lapetra J, Arós F, Fiol M, Ros E, Serra-Majem L, Pintó X, Muñoz MA, Gea A, Ruiz-Gutiérrez V, Estruch R, Lamuela-Raventós RM1; PREDIMED Study Investigators.

 

15. Olive oil intake and risk of cardiovascular disease and mortality in the PREDIMED Study.BMC Med 2014 13;12:78. Epub 2014 May 13. Marta Guasch-Ferré, Frank B Hu, Miguel A Martínez-González, Montserrat Fitó, Mònica Bulló, Ramon Estruch… Jordi Salas-Salvadó

 

16. Mediterranean diets and metabolic syndrome status in the PREDIMED randomized trialNancy Babio, Estefanía Toledo, Ramón Estruch, Emilio Ros,Miguel A. Martínez-González, Olga Castañer, Mònica Bulló, Dolores Corella,Fernando Arós, Enrique Gómez-Gracia, Valentina Ruiz-Gutiérrez,Miquel Fiol, José Lapetra, Rosa M. Lamuela-Raventos, Lluís Serra-Majem, Xavier Pintó, Josep Basora, José V. Sorlí, Jordi Salas-Salvadó, for the PREDIMED Study Investigators

 

17. Mediterranean Diet and Invasive Breast Cancer Risk Among Women at High Cardiovascular Risk in the PREDIMED Trial: A Randomized Clinical Trial. Toledo E, Salas-Salvadó J, Donat-Vargas C, Buil-Cosiales P, Estruch R, Ros E, Corella D, Fitó M, Hu FB, Arós F, Gómez-Gracia E, Romaguera D, Ortega-Calvo M, Serra-Majem L, Pintó X, Schröder H, Basora J, Sorlí JV, Bulló M, Serra-Mir M, Martínez-González MA JAMA Intern Med. 2015 Nov;175(11):1752-60. doi: 10.1001/jamainternmed.2015.4838

 

18. Prevention of Daibetes with Mediterranean Diets. A subgroup of a randomized trial.        Ann Intern Med 2014; 160:1-10. Jordi Salas Salvadó, Mónica Bulló, Ramón Estruch… Martínez-González, MD.

 

19. DIETARY MARINE Ω-3 FATTY ACIDS AND INCIDENT SIGHT-THREATENING RETINOPATHY IN MIDDLE-AGED AND OLDER INDIVIDUALS WITH TYPE 2 DIABETES: PROSPECTIVE INVESTIGATION FROM THE PREDIMED TRIAL. JAMA Ophthalmol 2016 Oct;134(10):1142-1149 Aleix Sala-Vila, Andrés Díaz-López, Cinta Valls-Pedret, Montserrat Cofán, Alfredo García-Layana, Rosa-María Lamuela-Raventós, Olga Castañer, Vicente Zanon-Moreno, Miguel A Martinez-Gonzalez, Estefanía Toledo, Josep Basora, Jordi Salas-Salvadó, Dolores Corella, Enrique Gómez-Gracia, Miquel Fiol, Ramón Estruch, José Lapetra, Montserrat Fitó, Fernando Arós, Luis Serra-Majem, Xavier Pintó, Emilio Ros.

 

20. Legume consumption is inversely associated with type 2 diabetes incidence in adults: A prospective assessment from the PREDIMED study.  Nerea Becerra-Tomás, Andrés Díaz-López, Núria Rosique-Esteban, Emilio Ros, Pilar Buil-Cosiales, Dolores Corella, Ramon Estruch, Montserrat Fitó, Lluís Serra-Majem, Fernando Arós, Rosa Maria Lamuela-Raventós, Miquel Fiol, José Manuel Santos-Lozano, Javier Diez-Espino, Olga Portoles, Jordi Salas-Salvador. Clinical Nutrition.  http://dx.doi.org/10.1016/j.clnu.2017.03.015.

21. A journey into a Mediterranean diet and type 2 diabetes: a systematic review with meta-analyses. Katherine Esposito, Maria Ida Maiorino,  Giuseppe Bellastella,  Paolo Chiodini,  Demosthenes Panagiotakos, Dario Giugliano.    British Medical of Journal. Volume 5,Issue 8,

 

22. The effect of Mediterranean diet on the development of type 2 diabetes mellitus: a meta-analysis of 10 prospective studies and 136,846 participants. Metabolism 2014;63:903–11. Koloverou E, Esposito K, Giugliano D, et al.

 

23. Adherence to a Mediterranean diet and risk of diabetes: a systematic review and meta-analysis. Public Health Nutr 2015;18:1292–9. Schwingshackl L, Missbach B, König J, et al.

 

24. Babio N, Toledo E, Estruch R, et al. Mediterranean diets and metabolic syndrome status in the PREDIMED randomized trial. CMAJ 2014;186:E649–57

 

25. Esposito K, Marfella R, Ciotola M, et al. Effect of Mediterranean-style diet on endothelial dysfunction and markers of vascular inflammation in the metabolic syndrome: a randomized trial. JAMA 2004;292:1440–6.

 

26. Toobert DJ, Glasgow RE, Strycker LA, et al. Biologic and quality-of-life outcomes from the Mediterranean Lifestyle Program: a randomized clinical trial. Diabetes Care 2003;26:2288–93.

 

27. Elhayany A, Lustman A, Abel R, et al. A low carbohydrate Mediterranean diet improves cardiovascular risk factors and diabetes control among overweight patients with type 2 diabetes mellitus. A one year prospective randomized intervention study. Diabetes Obes Metab 2010;12:204–9.

 

28. Esposito K, Maiorino MI, Petrizzo M, et al. The effects of a Mediterranean diet on the need for diabetes drugs and remission of newly diagnosed type 2 diabetes: follow-up of a randomized trial. Diabetes Care 2014;37:1824–30

 

29. Ajala O, English P, Pinkney J. Systematic review and meta-analysis of different dietary approaches to the management of type 2 diabetes. Am J Clin Nutr 2013;97:505–16.

 

30. Huo R, Du T, Xu Y, et al. Effects of Mediterranean-style diet on glycemic control, weight loss and cardiovascular risk factors among type 2 diabetes individuals: a meta-analysis. Eur J Clin Nutr 2014 Published Online First: 5 Nov 2014.

 

31. Carter P, Achana F, Troughton J, et al. A Mediterranean diet improves HbA1c but not fasting blood glucose compared to alternative dietary strategies: a network meta-analysis. J Hum Nutr Diet 2014;27:280–97.

 

 32. Phung lam Toi, Thunyarat Anothaisintawee, Jamaica Roanne Briones et al. Preventive Role of Diet Interventions and Dietary Factors in Type 2 Diabetes Mellitus: An Umbrella Review. Nutrients 2020, 12 (9), 2722. 6 september 2020.

 

33.Calder PC, Ahluwalla N, Brouns F., et al. Dietary factors and low grade inflammation in relation to overweight and obesity. BR J Nutr 2011; 106 (Suppl 3) 55-78.

 

34. Wang X, Bao W, Liu J et al. Inflammatory markers and risk of type 2 diabetes. A systematic review and meta-analysis. Diabetes care 2013; 36: 166-75

 

35. Schwingshackl L, Hoffmann G. Mediterranean dietary pattern, inflammation and endothelial function: a systematic review and meta-analysis of intervention trials. Nutr Metab Cardiovasc Dis 2014;24:929–39. 50. Auchincloss AH, D

 

36. Paniagua JA, Gallego de la Sacristana A, Romero I, et al. Monounsaturated fat-rich diet prevents central body fat distribution and decreases postprandial adiponectin expression induced by a carbohydrate-rich diet in insulin-resistant subjects. Diabetes Care 2007;30:1717-23

 

37. Substituting dietary saturated for monounsaturated fat impairs insulin sensitivity in healthy men and women: The KANWU Study. Diabetologia 2001;44:312-9. Vessby B, Uusitupa M, Hermansen K, et al.

 

38. Dietary factors and low-grade inflammation in relation to overweight and obesity. Br J Nutr 2011;106(Suppl3):S5-78. 48. Calder PC, Ahluwalia N, Brouns F, et al.

 

 

39. Esfahani A, Wong JMW, Truan J, et al. Health effects of mixed fruit and vegetable concentrates: a systematic review of the clinical interventions. J Am Coll Nutr 2011;30:285-94.

 

40. Virgin olive oil and nuts as key foods of the Mediterranean diet effects on inflammatory biomakers related to atherosclerosis. Pharmacol Res 2012;65:577-83. 50. Urpi-Sarda M, Casas R, Chiva-Blanch G, et al.

 

41. Effect of a traditional Mediterranean diet on lipoprotein oxidation: a randomized controlled trial. Arch Intern Med 2007;167:1195-203. 5  Fitó M, Guxens M, Corella D, et al.

 

42. Inhibition of circulating immune cell activation: a molecular antiinflammatory effect of the Mediterranean diet. Am J Clin Nutr 2009;89: 248-56. Mena M-P, Sacanella E, Vazquez-Agell M, et al.

 

43. Sandra Martín-Peláez, Montse Fito y Olga Castaner. Mediterranean Diet effects on Type 2 Diabetes Prevention, Disease Progression, and Related Mechanisms. A Review. Nutrients, 27 july 2020, 12(8), 2236.

 

 

Comentarios

Pedro Artola 15/11/2020 23:31 #9
Muy interesante y completo artículo sobre una patología cada vez más precalente y costosa. Toca cuidarse y comer sano por nuestro bien y el de nuestros familiares más cercanos. Gracias por toda esta información.
Inmaculada Hernández 12/11/2020 21:01 #8
Félix espléndido tu artículo no solo en cuanto a la magnífica exposición de su contenido, estructura y documentación científica, sino también por su intento de concienciación sobre la importancia que ejerce la Dieta Mediterránea en la consecución de una vida saludable, no en vano está incluida en la lista de bienes del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Si deseamos conocer los productos que integran la Dieta Mediterránea, los beneficios que aportan y en base a qué, el número de raciones semanales que debemos ingerir, sus efectos antioxidantes y antiinflamatorios y otras curiosidades no tenemos más que leer tu gran artículo. Producen escalofríos las múltiples complicaciones de la diabetes incluido el deterioro mental y resulta alentador el efecto preventivo que ejerce la Dieta Mediterránea sobre la diabetes tipo 2. Gracias por tu labor divulgativa, por tu empeño en invitarnos y convencernos de la necesidad de tener hábitos saludables que repercuten en una mayor calidad de vida.
Julio Aguirre López 10/11/2020 13:56 #7
Tema muy interesante, enfermedad muy prevalente, relacionada con malos estilos de vida, como tantas otras. Está muy bien que desde este medio general se publiquen artículos como éste, que nos interesan a todos, con un lenguaje comprensible y entendible, si uno se concentra lo suficiente, a pesar de los aspectos científico-técnicos. que, entiendo, no sería bueno soslayar, pues reduciría la calidad del mismo, muy alta, por cierto.
Cristina Redondo López 10/11/2020 10:55 #6
Tras hablarme un compañero sobre la existencia de este blog, he decidido entrar y ver este artículo. Me ha parecido muy interesante la información expuesta, muy útil en el campo docente y universitario, pues, además de la claridad expositiva, muestra las fuentes bibliográficas originales, lo que le dota de rigor científico y facilita la labor para los que buscamos información relacionada. Me sorprende favorablemente que en un periódico digital divulgativo se incluyan blogs con contenidos de este relieve. Pienso que pueden venir muy bien a la gente, en general, a la comunidad, por incidir en estilos de vida saludables como la actividad física y la dieta mediterránea, con buena didáctica. Además, en caso de que alguien no entienda algún término o concepto, siempre puede buscar información adicional, lo cual está muy bien porque está empleando parte de su tiempo a documentarse sobre modos y estilos de vida que aumentan la salud y ponen freno a la enfermedad. Enhorabuena al periódico y al autor.
pucelano escocido 06/11/2020 16:52 #5
@pucelano. Tú para no ser amiguete frecuentas mucho estos lares. Si tú no eres amiguete, quién eres, el tonto de turno..? ;)
nacho 06/11/2020 12:33 #4
Cuanto pelota hay suelto...
vallisoletano 05/11/2020 16:47 #3
El Rincón del Amiguete!!! QUE SE OS NOTA MUCHOOOOO!!!
Javier Gallego 05/11/2020 14:13 #2
Muchas gracias Félix por un nuevo y, como siempre, excelente trabajo. Me ha resultado muy claro, ágil, y fácil de leer. Me ha sorprendido saber que casi la mitad de los que padecen este enfermedad, desconocen ese hecho. Conocía algunos efectos dañinos como la pérdida de miembros del cuerpo, relativamente frecuente en el Reino Unido a pesar de las frecuentes campañas para mentalizar a la gente sobre la gravedad de esta enfermedad, pero me ha sorprendido mucho que la ceguera adquirida se encuentre entre ellas, algo que a mí me da pánico. Casualmente hoy tengo lentejas para comer, por lo que me congratulo que sea la legumbre con mayor capacidad reductora del riesgo de diabetes. Ya te he comentado alguna vez que soy el monstruo de los frutos secos, me gustan todos y siempre acompañan mi dieta. Sabiendo su efecto antidiabético, tengo una razón más para seguir consumiéndolos. Lo dicho, Félix, muchísimas gracias y un abrazo,
Olga Morante Eguíluz 05/11/2020 10:02 #1
Muy interesante artículo sobre la prevención de una enfermedad muy frecuente, pandemia al efecto. Se agradece la claridad expositiva, sin que el lenguaje médico, inevitable, impida entenderlo, con buena documentación y soporte científico, con fuentes bibliográficas de rigor, al alcance del que las quiera leer. Está claro, hay que abundar en el consumo de productos frescos y de temporada y evitar los ultraprocesados, para evitar obesidades, diabetes, enfermedades del corazón, cánceres... Muchas gracias por tu gran labor, a lo largo de todos estos años, que llevo siguiéndote.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: