Sergio castro silueta original

A mi juicio

Sergio Castro González @sergiocastro_3
El blog de Sergio Castro González en Tribuna

Sobre los plagios en la Universidad

Fachada universidad facultad derecho detail

Resulta llamativo el número alarmante de políticos que estos días se están viendo salpicados o involucrados por escándalos, en el modo de obtener sus titulaciones en la Universidad. Ya sea, mediante la convalidación masiva de unas asignaturas por otras que tienen poco o nada en común, a través del famoso “corta y pega”, o incluso directamente el plagio en los trabajos de fin de Máster o Tesis Doctorales.

 

Dejando al margen el evidente reproche ético de estas deplorables conductas por parte de quienes más tienen que predicar con el ejemplo: Los políticos. Este tipo de conductas tienen una trascendencia penal, ya que podrían constituir un delito, que en algunos casos ya se están investigando.

 

En primer lugar, cabe destacar que no hay ninguna Ley a nivel estatal que sancione este tipo de acciones en la Universidad, sino que hay que remontarse a una norma preconstitucional todavía en vigor, el Decreto de 8 de septiembre de 1954 por el que se aprueba el Reglamento de disciplina académica de los Centros oficiales de Enseñanza Superior y de Enseñanza Técnica dependientes del Ministerio de Educación Nacional.

 

Este Decreto, aparte de estar muy anticuado, es muy laxo en cuanto a la regulación de copiar trabajos en la Universidad. Es por ello, que la mayoría de universidades ha optado, en su condición de corporación de derecho público, por la elaboración y aprobación de un reglamento de régimen interno para regular este tipo de acciones. Que abarcan, desde la amonestación y el apercibimiento, hasta la suspensión de la asignatura en cuestión, o en los casos más graves, la expulsión del centro y/o la retirada del título fraudulentamente obtenido.

 

No obstante, la cuestión no acaba ahí, sino que dependiendo del caso en concreto, quien realice el plagio se enfrentará a un delito contra la propiedad intelectual. Entendiendo por esta última el conjunto de creaciones: invenciones, obras científicas, literarias o artísticas, que confieren a su autor derechos exclusivos de propiedad y explotación sobre su creación.

 

En este sentido, la Real Academia Española (RAE), define el plagio como la acción de “Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias.

 

Es por ello que el Código Penal castiga en sus artículos 270 a 272 el delito de plagio con pena de cárcel de 6 meses a 4 años y multa de 12 a 24 meses. Será en todo caso indispensable que quien realice el plagio no cuente con la autorización de su legítimo autor o titular. Todo ello sin perjuicio de la responsabilidad civil derivada de la copia sin escrúpulos de una creación ajena.

 

Por tanto, el plagio de obras científicas, literarias o artísticas; ya sea trabajos de fin de Carrera, Máster o Tesis Doctorales, no es cuestión baladí, sino que lleva aparejada la imposición del castigo más severo en nuestro ordenamiento: la pena de prisión.

 

Por último, al margen de la aplicación penal del delito de plagio si efectivamente se hubiesen cometido en los casos mediáticos que todos conocemos, en mi opinión de Doctorando, el descredito sufrido por la Universidad, únicamente será resarcido a través de la eliminación de los títulos a quien los ha obtenido mediante copias y engaños, en fraude de Ley y sin ningún respeto a la ética y a la moral de quienes todavía seguimos creyendo en la Universidad pública española.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: