Sergio original

A mi juicio

Sergio Castro González
El blog de Sergio Castro González en Tribuna

Europa y la inmunidad de Junqueras

20191221110403 detail

La reciente noticia de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la inmunidad de Junqueras desde que fue elegido europarlamentario, ha puesto patas arriba el panorama político nacional en medio de las negociaciones para la investidura del nuevo gobierno.

 

Pues bien, según la resolución comunitaria el líder encarcelado de ERC tenía inmunidad parlamentaria tras la proclamación de los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo celebradas el pasado 26 de mayo de este año que estamos a punto de finalizar.  

 

Si bien es cierto que la sentencia europea tiene un recorrido limitado, puesto que únicamente hace referencia a la situación excepcional de la prisión provisional del político catalán, situación ya finalizada, dado que ya no se encuentra en prisión provisional, sino cumpliendo condena en virtud de sentencia judicial firme. El reconocimiento de la inmunidad ha generado un cierto malestar a todos los niveles de la sociedad española, y no es para menos.

 

La idea de Europa desde sus inicios ha ido evolucionando, pasando de una unión sustancialmente económica, la CECA, a la organización supranacional que hoy conocemos, cuyo propósito grosso modo es constituir un espacio de libertad, seguridad y justicia sin fronteras interiores, basado en el respeto de la dignidad humana, la libertad, la democracia, la igualdad, el Estado de Derecho y el respeto de los Derechos Humanos.

 

La consecución de estos fines, pasa por la cesión de determinadas competencias de cada uno de los estados miembros para lograr una armonización de las políticas comunitarias, motivo principal del Brexit, por cierto.

 

            No cabe duda de que la Unión Europea se enfrenta a una encrucijada, debido entre otras cosas, por un lado, al auge de partidos nacionalistas en el marco político de los estados miembros, quienes reclaman la recuperación de las competencias cedidas a la UE, bajo el pretexto de recuperar la soberanía nacional perdida en detrimento de Europa. Y por otro, a la timidez, desunión y falta de determinación con la que se afrontan las respuestas a problemas muy relevantes, como la regulación de la inmigración. 

 

Vaya por delante que las sentencias hay que cumplirlas, como bien han dicho ya representantes del gobierno en funciones, y que la independencia del poder judicial europea está fuera de toda duda, o al menos, debería estarlo en una organización que se dice de Derecho.  

 

Sin embargo, ello no es óbice para que a través de los canales diplomáticos oficiales o extraoficiales, se manifieste en el seno de la Unión el malestar del estado español con el referido pronunciamiento judicial. No para tratar de influenciar al Tribunal de Justicia, sino a fin de conseguir el apoyo político necesario para hacer frente al triunfalismo de los políticos independentistas, y que tan tibiamente se ha brindado a España en este asunto.  

 

Todavía hoy, desde la Unión Europea se ve con cierta equidistancia el problema catalán, por una parte, porque se trata de una cuestión interna, y por otra porque dentro de la UE, quien más y quien menos también afronta en sus propias carnes problemas de nacionalismos secesionistas como el nuestro.  

 

Pese a que soy un convencido europeísta, no estoy de acuerdo con el pronunciamiento judicial sobre la inmunidad del señor Junqueras brindada desde el Tribunal europeo. Dice uno de los principios generales del Derecho que la Ley no ampara el abuso de Derecho ni el ejercicio antisocial del mismo. Decidan ustedes si se está o no abusando del Derecho.  

 

Comentarios

Jose Luis 25/12/2019 13:54 #2
Europa debería de pensar mucho mejor lo que está haciendo con sentencias como esta. Inglaterra ya se ha cansado y con cosas como estas yo cada vez les entiendo más...
@AIf0ns0 25/12/2019 12:34 #1
La sentencia del TJUE –se podrá decir 100 veces, pero lo más visto ni más alto– se refiere a un momento, precisamente cuando el delincuente golpista aún no había sido condenado ni inhabilitado; por tanto, es papel mojado que no va a ser más que para retroalimentar una utopía cansina.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: