La expulsión de Rato y el desglose de su tarjeta 'black', en manos de Fernández Mañueco

Manueco rato detail

El PP ha expedientado a 16 militantes que pagaron gastos de difícil justificación con las tarjetas opacas de Caja Madrid. El partido solo actuará contra los afiliados, pero nombró a 28 consejeros. Rato, también imputado por la salida a bolsa de Bankia, puede ser expulsado. El partido no confirma si Fernández Mañueco ha hablado ya con él.

El Partido Popular tiene que tomar una de las decisiones más tajantes de la organización desde que saltara el escándalo del que fuera su tesorero, Luis Bárcenas. Se trata de la expulsión de 16 de sus militantes que están implicados en el escándalo de las tarjetas opacas de Caja Madrid, destapado hace unos días y en el que 86 consejeros de la extinta caja de ahorros, quebrada y rescatada por el Estado, gastaron más de 15 millones de euros con unas tarjetas de crédito sin control y que utilizaron para sacar dinero en efectivo, hacer compras de lujo y pagar en hoteles y restaurantes. La medida afecta a una de las personalidades más relevantes de la última etapa del PP, Rodrigo Rato, clave de la gestión económica del Gobierno de Aznar y ahora hundido por los escándalos.

 

La expulsión de Rato y del resto de militantes implicados en el escándalo de las tarjetas 'fantasma' está en manos del alcalde de Salamanca, que preside el Comité de Derechos y Garantías, el órgano que está llevando el asunto y que se ocupa de las cuestiones de disciplina interna. Aunque tardó en reaccionar, finalmente el comité de los populares decidió abrir un expediente a los implicados, proceso que, con casi toda seguridad, acabará en su expulsión. Eso sí, no podrá actuar contra todos los nombrados por no ser todos militantes, solo se les podrá expulsar cuando sean imputados y no aclara si exigirá que devuelvan el dinero gastado.

 

El PP ha abierto expediente a 16 militantes, que son los únicos contra los que puede actuar porque están afiliados; sin embargo, el PP nombró a un total der 28 consejeros de Caja Madrid de la lista de los implicados en el uso de las tarjetas 'black'. Doce de ellos se librarán de ser expedientados, pero el PP asegura que todos los que fueron nombrados a propuesta del partido han renunciado. Del total, uno ha sido destituido (Pablo Abejas), cuatro han dimitido y cuatro han devuelto el dinero o han anunciado que lo harán. 

 

A los afectados les espera un proceso que empieza con la apertura del expediente y seguirá con la suspensión cautelar de militancia, como se hizo con los implicados en el caso Gürtel; tampoco se puede descartar una renuncia voluntaria de los expedientados. El punto final será la expulsión. En principio, el comité que preside Fernández Mañueco tiene dos meses para tomar una decisión, pero por el cariz del asunto podría resolverse mucho antesLo que no ha dicho el PP es si exigirá a sus militantes, si finalmente son expulsados, que devuelvan lo gastado de manera indebida o si esperará a que los tribunales determinen.

 

Los estatutos del PP señalan que si uno de sus afiliados ha incurrido "en cualquier forma de corrupción en el ejercicio de un cargo público" o ha realizado "conductas tipificadas como un delito doloso", el partido le abrirá un expediente disciplinario "desde el momento en que se tenga conocimiento de la existencia de una imputación judicial". Las infracciones muy graves pueden ser sancionadas con la suspensión de militancia entre cuatro y seis años, la inhabilitación para desempeñar cargos en el PP o la expulsión del partido. Los estatutos precisan que esa expulsión se impondrá "en todo caso cuando exista sentencia firme que condene al afiliado a penas de prisión o inhabilitación, cualquiera que fuese su duración". El que fuera vicecepresidente económico de Aznar, presidente del FMI y candidato a presidente del Gobierno tiene que declarar este jueves imputado por este escándalo, lo que podría precipitar su expulsión.

 

En una rueda de prensa en la sede nacional del PP, tras la reunión del comité de dirección del partido, Floriano ha afirmado que ese expediente "va a llegar hasta sus últimas consecuencias". Según ha precisado, Fernández Mañueco ya está actuando para "recabar toda la información que sea necesaria". Eso incluiría la documentación con el desglose de los gastos efectuados por todos los implicados con la tarjeta de crédito 'fantasma'; entre ellos, los de Rodrigo Rato, que han sido muy polémicos por su tipología. Hace unos días salió a la luz el gasto en bebidas alcohólicas durante un fin de semana y este lunes se ha sabido que sacó del cajero 18.000 euros los tres meses anteriores a ser destituido. 

 

Lo que no ha aclarado el PP, al menos, no a través de Floriano, es si el partido se ha puesto en contacto con todos los afectados y si el comité de garantías ha hecho lo propio también con Rodrigo Rato, que en los próximos días no solo tendrá que responder por la quiebra de Bankia, sino que estará virtualmente fuera del partido que le encumbró.

Noticias relacionadas