Astrónomos detectan por primera vez el puente magnético entre las galaxias vecinas a la Tierra

Telescopio, estrellas

Astrónomos han detectado por primera vez un campo magnético asociado con el Puente de Magallanes, el filamento de gas a 75.000 años luz entre las galaxias más cercanas a la Vía Láctea.

Visibles en el cielo nocturno del sur, la Gran y la Pequeña nubes de Magallanes son galaxias enanas que orbitan la galaxia doméstica y se encuentran a una distancia de 160 y 200.000 años luz de la Tierra, respectivamente.

 

"Hay indicios de que este campo magnético puede existir, pero nadie lo había observado hasta ahora", dice el estudiante de doctorado en la Facultad de Física de la Universidad de Sydney y autora principal del artículo que describe el hallazgo, Jane Kaczmarek.

 

Tales campos magnéticos cósmicos sólo pueden ser detectados indirectamente, y esta detección se hizo observando las señales de radio de cientos de galaxias muy distantes que se encuentran más allá de las galaxias magellánicas. Las observaciones se hicieron con el radiotelescopio Australia Telescope Compact Array en el Paul Wild Observatory en Nueva Gales del Sur.

 

"La emisión de radio de las galaxias distantes sirvió como linternas de fondo que brillan a través del Puente", dice Kaczmarek. "Su campo magnético cambia la polarización de la señal de radio, y la forma en que cambia la luz polarizada nos dice sobre el campo magnético intermedio", explica.

 

Una señal de radio, como una onda de luz, oscila o vibra en una sola dirección o plano; por ejemplo, las olas en la superficie de un estanque se mueven hacia arriba y hacia abajo. Cuando una señal de radio pasa a través de un campo magnético, el plano se gira. Este fenómeno es conocido como Rotación de Faraday y permite a los astrónomos medir la fuerza y la polaridad --o dirección-- del campo.

 

La observación del campo magnético, que es un millonésimo de la fuerza de la Tierra, puede proporcionar una idea de si se generó desde dentro del puente después de la estructura formada, o fue "arrancado" de las galaxias enanas cuando interactuaron y formaron la estructura.

 

"En general, no sabemos cómo se generan vastos campos magnéticos, ni cómo estos campos magnéticos a gran escala afectan la formación y evolución de las galaxias --dice Kaczmarek--. Las nubes de Magallanes son nuestros vecinos más cercanos, así que comprender cómo evolucionan puede ayudarnos a entender cómo evolucionará nuestra Vía Láctea".

 

"La comprensión del papel que desempeñan los campos magnéticos en la evolución de las galaxias y su entorno es una cuestión fundamental en la astronomía que aún debe ser contestada", añade.

 

El estudio, cuyos resultados han sido publicados en 'Monthly Notices of the Royal Astronomical Society', es uno de un número creciente de nuevos resultados que están construyendo un mapa del magnetismo del Universo. Según el profesor Bryan Gaensler, director del Instituto Dunlap de Astronomía y Astrofísica de la Universidad de Toronto y coautor del artículo, "no sólo las galaxias son magnéticas, sino que también los delgados hilos que unen a las galaxias son magnéticos". "Por todas partes que miramos en el cielo, encontramos el magnetismo", concluye.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: